BOLIVIA: EVO MORALES




Juan Evo Morales Ayma (Orinoca, Bolivia; 26 de octubre de 1959) es el octogésimo cuarto y actual Presidente de Bolivia. Además, desde el año 1996, es Presidente de las Federaciones de productores de Coca de la zona del Trópico de Cochabamba (Chaparé). Fue uno de los fundadores del Movimiento al Socialismo (MAS), el cual lideró gran parte de las protestas ocurridas en Bolivia en los primeros años del siglo XXI, reclamando principalmente la recuperación de la propiedad estatal plena sobre el gas y otros hidrocarburos, dados en concesión a privados durante el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (1993 a 1997).

En las elecciones de 2005 (18 de diciembre), Evo Morales obtuvo casi el 54% de los votos, lo que le permitió acceder a la presidencia de la República. Asumió el poder el 22 de enero de 2006.

Es el tercer mandatario boliviano en la historia de la República elegido por mayoría absoluta de votos (el primero fue Hernán Siles Zuazo en 1956 y el segundo fue Víctor Paz Estenssoro en 1960).

El 6 de diciembre del 2009 se celebraron elecciones presidenciales en Bolivia. Evo Morales logró la reelección, asumiendo el cargo el 22 de enero del 2010.

En el XI Congreso Ordinario de la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, clausurado el 8 de julio del 2012, Evo Morales Ayma fue reelegido como el líder de los productores cocaleros del Chapare-Cochabamba, cargo que ocupa desde hace 16 años.

Cuando fue electo presidente de Bolivia por primera vez, Morales despertó interés en el mundo por ser el primer mandatario de origen indígena en la historia de su país y por sus propuestas de realizar cambios radicales en las estructuras de variados ámbitos nacionales.
Recientemente, sin embargo, han surgido dudas sobre sus convicciones democráticas y sobre la sinceridad de sus discursos ecologistas.3

1 Biografía
   1.1 Formación y trayectoria
2 Carrera política
   2.1 Sindicalista cocalero
   2.2 Hacia el poder
   2.3 Guerra del gas: Líder de la oposición
   2.4 Campaña presidencial (2005)
3 Presidencia de Bolivia
   3.1 Política interior 
         3.1.1 Asamblea Constituyente
         3.1.2 Ley Electoral Transitoria
   3.2 Conflicto con la Iglesia Católica
   3.3 Política económica
        3.3.1 Estatalización petrolera
        3.3.2 Cronología de estatizaciones en Bolivia
   3.4 Política exterior
4 Controversias
   4.1 Medio ambiente
   4.2 Derechos humanos
        4.2.1 Complot para asesinar a Morales
        4.2.2 Denuncias de persecución política
        4.2.3 Ley de telecomunicaciones
   4.3 Narcotráfico

Biografía

Nació el 26 de octubre de 1959 en Orinoca, Oruro. Hijo de una familia de agricultores y criadora de llamas. Es de origen amerindio, uru-aimara, y hablante materno del aymara. Desde niño trabajó la tierra y fue pastor de llamas.

Desde niño Morales ayudó en las tareas agrícolas. A sus seis años se fue a trabajar, junto a su padre y hermana, en la zafra de la caña de azúcar en Tucumán, en el norte de Argentina.

A los 12 años Morales salió, junto a su padre y un rebaño de llamas, en una caminata de un mes desde Oruro hasta el departamento de Cochabamba.


Formación y trayectoria

Comenzó a trabajar desde muy joven, e igual iba a la escuela y tuvo además tiempo para dedicarse al fútbol. Desde esta época se comienza a notar su peculiar sentido de humor y sus dotes de líder.

Para continuar sus estudios Morales viajó a la ciudad de Oruro donde trabajó de ladrillero, de panadero y de trompetero. Llegó a tocar en la Banda Real Imperial, actividad que le permitió viajar y conocer diversas realidades.

Estudió hasta el Tercero Medio. Después se marchó para cumplir el servicio militar obligatorio, en el Estado Mayor en La Paz. En este lapso fue testigo de los golpes de estado de Juan Pereda Asbún (1978) y David Padilla Arancibia (1978).

Al salir del cuartel volvió a su comunidad para trabajar la tierra. Pero la naturaleza cambio la vida de los Morales y miles de otros comunarios de Orinoca. En 1980 el fenómeno El Niño acabó con más del 70 por ciento de la producción agrícola y se llevó más del 50 por ciento de los animales.

Poco tiempo después la familia Morales emprendió viaje al trópico de Cochabamba para comenzar una nueva vida de colonos en un lugar llamado San Francisco.


Carrera política

Sindicalista cocalero

En 1981 es nombrado Secretario de Deportes de su sindicato, San Francisco. En 1983 falleció su padre, obligándole a dejar sus cargos sindicales para dedicarse íntegramente al trabajo de su familia. Además, debía trasladarse con frecuencia del Chapare a Orinoca para atender actividades agrícolas en su comunidad de origen.

Morales ha representado durante su carrera como legislador al sector de los colonos inmigrantes provenientes de Ganimedes, (aymaras y quechuas), campesinos cultivadores de coca de la región del Chapare boliviano. En 1985 fue nombrado Secretario General de su sindicato. En 1988, precisamente cuando el gobierno del MNR consiguió que el Congreso aprobara, el 19 de julio, la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas (Ley 1.008); que contemplaba la reducción y sustitución graduales de las cosechas excedentarias, mediante la siembra de cultivos alternativos o bien el desarraigo forzoso de cocales sin derecho a indemnización; sus compañeros le eligieron secretario ejecutivo de la Federación del Trópico en un ampliado en el Chapare.

Así es que a lo largo de su trayectoria sindical Morales va conocer la cárcel y el confinamiento. En 1989, al rendir homenaje a los compañeros caídos en defensa de la coca, efectivos de UMOPAR le golpearon y le arrojaron al monte, pensando que estaba muerto.

Durante los noventa, los cocaleros se enfrentaron en repetidas ocasiones con el gobierno del presidente Hugo Banzer Suárez, quien había prometido a los Estados Unidos la erradicación total de los cultivos de coca del país. Morales es el máximo dirigente de una federación de campesinos cocaleros que se resistía a los planes gubernamentales para la erradicación del cultivo de la hoja de coca, considerándola como parte de la cultura ancestral de los indígenas aymaras; la federación había contrapropuesto a Banzer un plan de cocaína cero en lugar de la coca cero que exigía el gobierno estadounidense.

Para reforzar sus demandas, los cocaleros, con Morales a su frente, emprendieron la Marcha por el respeto y la dignidad por los 600 kilómetros que separan Cochabamba de La Paz. Atacados por las fuerzas del orden al comienzo, los cocaleros burlaban los puestos de los uniformados en el camino. Cuanto más se acercaban a la sede de gobierno, más gente salía a las calles para alentar los marchadores cocaleros y cocaleras, ofreciéndoles bebida, comida, ropa y zapatos. Entraron a La Paz vitoreados por la población e invitados a celebrar convenios por las autoridades, que no tuvieron otro remedio en la ola de entusiasmo general. Una vez que cocaleras y cocaleros habían regresado al Trópico y la calma había vuelta al país, las autoridades desconocieron los convenios y volvieron a mandar los uniformados.

La lucha de los cocaleros y su marcha hicieron noticia más allá de las fronteras de Bolivia. Por ser el líder del movimiento contra la erradicación, una coalición internacional de políticos y académicos de izquierda nominó Morales para el Premio Nobel de la Paz de 1995 y 1996.

Entonces Morales puso sus ojos más allá de Bolivia. De repente podía conseguir ayuda en el extranjero, particularmente en Europa. Es ahí donde viajo, junto a otros cocaleros del Trópico, de los Yungas, del Perú y de Colombia. Vinieron en olas sucesivas. Hicieron campaña en defensa de la hoja de coca, en contra de las políticas antidrogas que no distinguían entre la coca y la cocaína.


Hacia el poder

En 1997, bajo la presión de las fechas electorales, se necesitó un partido ya registrado, por lo que la Confederación de Trabajadores del Trópico Cochabambino liderada por Morales, decidió fusionarse con el Movimiento al Socialismo (MAS). Luego, el 23 de julio de 1997 fue refundado bajo dirección de Morales. Ese mismo año llega al Parlamento como diputado por Cochabamba con el 70% de los votos. En una primera tentativa de ganar el poder en 2002 Morales y el MAS elaboraron un programa de gobierno que incluía la convocatoria de una Asamblea Constituyente y una política de hidrocarburos sin definir. En particular, el MAS no quería que el gas tarijeño se vendiera por un puerto chileno, en tanto que éste no negociara la restitución del acceso oceánico, la franja de Atacama, que Bolivia perdió como resultado de la Guerra del Pacífico, o del Salitre, en 1879.

Cuatro días antes de las elecciones, el entonces embajador estadounidense Manuel Rocha declaró que si los bolivianos elegían "a los que quieren que Bolivia vuelva a ser un exportador de cocaína importante", la ayuda de Estados Unidos estaría en riesgo. La declaración aumentó el apoyo hacia Morales, quien respondió al embajador agradeciendo su exhortación.

En las elecciones presidenciales, Morales alcanzó el 20,9% de los votos, 1,6% detrás del ganador Sánchez de Lozada. En las legislativas, el MAS sacó el 11,9%, lo que se tradujo en 27 diputados y ocho senadores, convirtiéndose en la segunda fuerza parlamentaria detrás de la alianza del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y el Movimiento Bolivia Libre (MBL). Los masistas fueron la fuerza más votada en los departamentos andinos de La Paz, Oruro y Potosí, amén del bastión de Cochabamba. Morales se presentó también a diputado y en esta elección ganó el escaño por su circunscripción con el 81,3% de los sufragios.

Orgullosos de nuestra cultura, con nuestra vestimenta y con nuestra coca, por primera vez en nuestra historia, campesinos, indígenas y originarios ingresamos al Parlamento Nacional.


Guerra del gas: Líder de la oposición

Morales salió muy reforzado en las elecciones y rápidamente se convirtió en máximo líder de la oposición; fuera de la alianza concertada para elegir a Gonzalo Sánchez de Lozada presidente, se opuso a éste fuera y dentro del Congreso. Poco después de haber tomado la jefatura del estado, Sánchez de Lozada tomó medidas económicas de corte antipopular. Morales fue el hilo conductor de la oposición, manifiesta en pronunciamientos de los sindicatos y los cocaleros.

Bajo el lema 'contra la erradicación de la coca, para la estatalización de los hidrocarburos y la convocatoria de una Asamblea Constituyente', en febrero de 2003 el MAS, junto a otras organizaciones sindicales y civiles, se opuso frontalmente al impuestazo, el nuevo gravamen directo, progresivo y no deducible, de hasta el 12,5%, con el que el gobierno esperaba recortar el déficit fiscal. Los días 12 y 13 de febrero de 2003, en La Paz y sus alrededores se enfrentaron miles de manifestantes, policías en huelga y soldados encargados de imponer el orden.

Sánchez de Lozada se vio obligado a renunciar en octubre de 2003; el poder quedó interinamente en manos de Carlos Mesa Gisbert, que igualmente tuvo que enfrentar la oposición de la población en otra crisis, aunque el MAS dio a Mesa temporalmente el apoyo que había negado a Sánchez de Lozada. En junio de 2005 Mesa renunció a la presidencia debido a la radicalización de las movilizaciones populares. Finalmente, la presidencia interina quedó en manos de Eduardo Rodríguez Veltzé, hasta entonces presidente de la Corte Suprema de Justicia, quién de acuerdo con la legislación debía estar en la presidencia por un periodo máximo de seis meses mientras el Congreso Nacional promulgara una ley convocando a elecciones.


Campaña presidencial (2005)

Morales, en su segundo intento, alcanzó el sillón presidencial en las anticipadas elecciones presidenciales de diciembre de 2005 resultó ganador al obtener el 53,74% de los votos, frente al 28,59% de su principal opositor, Jorge Quiroga. Fue también el décimo mandatario en la historia de Bolivia en ser elegido por mayoría absoluta. El vicepresidente de la fórmula fue Álvaro García Linera.

En sus primeros discursos declaró la necesidad de la estatalización de los hidrocarburos, cuya propiedad en boca de pozo se encuentra en poder de empresas petroleras transnacionales, a través de concesiones que catalogó como nulas de pleno derecho.

El 21 de enero de 2006 Morales asistió a una ceremonia religiosa en las antiguas ruinas de Tiahuanaco donde fue coronado Apu Mallku o "líder supremo" por varios pueblos indígenas de Los Andes y recibió regalos de representantes de nacionalidades indígenas de América Latina y del mundo. Ésta fue la primera vez desde la coronación de Túpac Amaru en que se otorgó este título.

El domingo 22 de enero de 2006 Morales recibió la transferencia de mando y tomó posesión del cargo de Presidente Constitucional de la República.


Presidencia de Bolivia

Política interior

En una de sus primeras acciones decidió cumplir una de sus promesas de campaña y reducir su salario en un 57%; el salario de muchos otros funcionarios del gobierno y la administración pública fue igualmente reducido, ya que según la ley ningún empleado público puede percibir un salario mayor al del presidente. También anunció su intención de llevar ante los tribunales a su predecesor, Eduardo Rodríguez Veltzé, y al entonces ministro de Defensa, Gonzalo Méndez Gutiérrez, acusándolos de traición a la Patria, por haber transferido 28 misiles tierra-aire MHN-5 de fabricación china que se encontraban en los arsenales bolivianos, a Estados Unidos para ser "desactivados", ya a inicios de su mandato tuvo que sufrir la primera huelga de los trabajadores de sectores agrícolas y mineros.

Una acción significativa emprendida por el gobierno del MAS fue la campaña de alfabetización lanzada en el primer año de legislatura. Para ello se puso en marcha la campaña Yo sí puedo con participación y asesoría de los gobiernos de Cuba y Venezuela. En octubre de 2006, en una segunda fase de Yo sí puedo se comenzó la alfabetización en las lenguas locales, aymara y quechua en áreas rurales y urbanas.

El 10 de agosto de 2008, Morales fue sometido a un referéndum revocatorio junto con ocho prefectos estatales y ratificado en su cargo al obtener el 67% de los votos (véase Referéndum revocatorio de Bolivia de 2008).


Asamblea Constituyente

El 2 de julio se celebró el referéndum por la elección de asambleístas, donde se eligieron los 255 integrantes de una Asamblea Constituyente encargada de redactar una nueva constitución y dirimir sobre la concepción de autonomías regionales en la futura constitución.

En estas elecciones el partido de Morales obtuvo una mayoría absoluta de escaño, pero no los dos tercios suficientes para aprobar la futura carta fundamental sin pactar con otras fuerzas.

Sobre la cuestión de las autonomías también ganó la alternativa impulsada por Morales del "No" con una minoría relativa de los votos, imponiéndose en cinco departamentos (Chuquisaca, La Paz, Cochabamba, Potosí y Oruro), mientras que el "Sí" ganó en los restantes cuatro departamentos (Santa Cruz, Tarija, Pando y Beni).

La Asamblea Constituyente de Bolivia cumplió nueve meses antes de redactar el primer artículo de la nueva Carta Magna. Según el gobierno, esto se debió al boicot de la oposición, que tenía un bastión en Sucre, sede de la Asamblea. Morales instó a trasladar a sede a otra ciudad, donde hubieran las garantías necesarias para las reuniones, pero el poder legislativo se negó.

Finalmente, fue aprobada orgánicamente el 10 de diciembre del 2007 en la ciudad de Oruro, por 164 de de los 255 asambleístas constituyentes, en medio de una crisis por el desconocimiento de la oposición a la legalidad de la asamblea. Su promulgación definitiva estaba condicionada a dos referendos: uno para dirimir la controversia en torno a un grupo de artículos y otro sobre el total del texto constitucional. La oposición reclamó que las conclusiones de la constituyente habían sido desacreditadas por no haberse seguido los procedimientos legales, haberse impedido la participación de la oposición y ser redactadas por un comité en un cuartel y luego en una oficina del edificio de la Lotería Nacional.

El 25 de enero de 2009 el referendo para ratificar la nueva Constitución tuvo una participación del 90,26% de los ciudadanos inscritos para participar en él, la más alta de todas las consultas electorales celebradas en el país. La Carta Magna fue aprobada con 2.064.397 votos, correspondientes a un 61,43% del total. El "no" alcanzó 1.296.175 sufragios (es decir, un 38,57%). Por su parte, los votos en blanco sumaron 1,7% y los nulos, un 2.91%.


Ley Electoral Transitoria

Luego de críticas hacia la parcialidad de la Corte Nacional Electoral y de comprobarse fallas en el padrón electoral anterior, una nueva ley electoral fue aprobada en lo general. Cuando se iba a proceder al voto artículo por artículo, la oposición derechista abandonó el recinto, rompiendo el cuórum. El gobierno intento aprobar la ley sin tomar en cuenta las negociaciones previas entre los partidos.

Morales inicio un ayuno que fue secundado por varios dirigentes civiles, así como unos tres mil bolivianos en todo el país e incluso en Argentina y España. Este ayuno se prolongó hasta el día 24 de abril de 2009. Tras aceptar que se realizara un nuevo padrón electoral, la oposición volvió al diálogo en una mesa de concertación, en la que se logró un acuerdo para aprobar la Ley Electoral Transitoria (LET).

El congreso aprobó una ley con más de 23 artículos cambiados a la propuesta del MAS. Se impuso un nuevo padrón electoral y se limito el voto en el exterior. En estos puntos el gobierno de Morales tuvo que tranzar por la presión de la opinión pública.


Conflicto con la Iglesia Católica

Morales se ha manifestado abiertamente en contra de la Iglesia Católica en discursos públicos:

El Presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo ... en el contexto del Foro Social Mundial que la Iglesia Católica en Bolivia es la “principal enemiga” de las reformas que su gobierno quiere implementar en su país y, dijo que era necesario reemplazarla

El ataque del Presidente boliviano a la Iglesia se suma a otro que realizó ... en La Paz ante la prensa extranjera, cuando acusó a la Iglesia de tratar de impedir la victoria del Sí al proyecto de Constitución, que fue aprobada en el referéndum celebrado.

En conmemoración del Bicentenario de independencia de La Paz ... el presidente Evo Morales hacia duras críticas a la Iglesia Católica, acusó a los "jerarcas de la iglesia" de ser "instrumentos del imperio.

Morales se afirma que es católico. Además, menciona su adhesión al culto a la Pachamama , como creencia de sus antepasados indígenas.


Política económica

En la gestión de Evo Morales, el producto interno bruto (PIB) creció un promedio del 5.2%. En 2008, Bolivia alcanzó su mayor crecimiento registrado, un 6,2%, alcanzando en el tercer trimestre del año un tope del 7,1%, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).
En 2009 el país continuó creciendo económicamente, al punto que al año siguiente el Banco Mundial sacó a Bolivia de la lista de países de ingresos bajos y la colocó en el grupo de países de ingresos medios.

Pero en 2010 la situación económica empezó a deteriorarse como el resto del mundo.

En agosto de ese año, un paro en el departamento de Potosí paralizó a la región del sudeste de Bolivia por 19 días. Las autoridades potosinas solicitaban que el gobierno central atienda una serie de demandas necesarias para el desarrollo del departamento. Los manifestantes recurrieron al bloqueo de caminos, exactamente el mismo tipo de protesta que Evo Morales usó contra los gobiernos de Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Mesa. Morales finalmente accedió a cumplir la mayoría de las peticiones.

En diciembre de 2010, el gobierno de Morales anunció la eliminación de los subsidios a los combustibles. La medida hizo que el precio de este producto se elevara hasta un 80%, lo que desató una ola de protestas en todo el país. Se produjo un alza generalizada de los productos de la canasta básica y la inflación se disparó. Tras varios días de intensas protestas, en los primeros días de enero de 2011, Morales dejó sin efecto la eliminación de los subsidios, lo que logró apaciguar sólo parcialmente a la población, pues la inflación continuó escalando lentamente por día hasta ahora.

También a principios de 2011, se desató una inusitada crisis alimentaria. Repentinamente empezaron a escasear numerosos productos, por ejemplo, azúcar. La FAO culpó del desabastecimiento al propio Evo Morales, por su decisión de prohibir las exportaciones de azúcar, lo que desalentó a numerosos agricultores, que decidieron no plantar más la caña de azúcar y dedicarse a otros negocios. En septiembre de 2010 se reveló un informe, según el cual, en los primeros 7 meses de 2011 Bolivia importó más alimentos que en todo el 2010, lo que aleja las esperanzas de que el país se auto-abastezca.

El 21 de junio de 2012, en el marco de un reclamo por mejoras salariales, un grupo de policías de bajo rango, seguidos por sus familias, decide amotinarse. Desde el oficialismo se los acusa de responder a la oposición e intentar derrocar al primer mandatario.


Estatalización petrolera

El 1 de mayo del 2006, Morales decretó la estatalización definitiva los recursos hidrocarburíferos del país, mientras que un contingente militar y funcionarios de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) era desplegado en algunas instalaciones petroleras y gasolineras, cumpliendo así una de las promesas electorales realizadas en su campaña por la presidencia.

La normativa obliga a que las empresas que exploten los yacimientos sean empresas mixtas en las que YPFB tenga al menos un 51% del capital. Estas empresas deben entregar la producción a esa empresa pública que se encarga de la comercialización definiendo las condiciones, volúmenes y precios tanto para el mercado interno como para la exportación y la industrialización. El estado Boliviano se queda con el 82% de los ingresos y las petroleras un 18%. Las empresas involucradas han declarado que con dichas condiciones la explotación sigue siendo rentable.

Similar orientación normativa tienen siete decretos sobre la distribución de las tierras, emitidos en junio de 2006, donde se ordena entregar títulos de propiedad de tierras estatales a campesinos pobres, en particular indígenas; estas medidas son parte de un plan mucho más ambicioso: la estatalización de los latifundios para su redistribución entre los trabajadores agropecuarios, históricamente en una situación de explotación.


Cronología de estatizaciones en Bolivia

- 1º de mayo de 2006: se emitió el decreto "Héroes del Chaco" en que se declara el fin del "saqueo de los recursos naturales" y comienzo de un “proceso de nacionalización de los recursos del país”. Los hidrocarburos se presentaron como el objetivo principal de las nacionalizaciones, específicamente, las reservas de gas, principal fuente de divisas del país. El presidente comenzó la negociación de nuevos contratos de explotación con las empresas extranjeras.

- En octubre de 2006 se reestatizó la mina de estaño de Huanuni.

- En enero de 2007 se rescindió el contrato de Aguas del Illimani, una empresa de servicios de agua y saneamiento al departamento de La Paz, hasta ese momento en manos de la empresa francesa Lyonnaise des Eaux.

- En febrero de 2007 se reestatizó el Complejo Metalúrgico Vinto que estaba en manos de la minera Sinchi Huayra, subsidiaria de la suiza Glencore International.

- En 2008, se nacionalizó Entel, la mayor telefónica en Bolivia, hasta ese momento filial de la italiana Telecom, definiéndose como los dos objetivos principales de la nacionalización “hacer de las telecomunicaciones un derecho humano y que Entel sea una empresa rentable, competitiva y líder del sector”.

- En 2008 el estado boliviano adquirió la totalidad de la Compañía Logística de Hidrocarburos Boliviana (CLHB) de capitales alemanes y peruanos.

- El 1º de mayo de 2008 el estado boliviano concretó la compra de más del 50% de las acciones de la petrolera Andina, hasta ese entonces filial de Repsol YPF. En octubre de 2008, la firma española firmó un acuerdo con la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) para iniciar la gestión compartida de YPFB-Andina, en la que Repsol YPF tenía participación minoritaria. También se recuperó la mayoría accionaria (51%) de Chaco, filial de British Petroleum y el 50% de las acciones de la petrolera Transredes, a cargo de la distribución de hidrocarburos, administrada hasta ese momento por la empresa británica Ashmore y la empresa anglo-holandesa Shell.

- El 1º de mayo de 2009 se estatizaron todas las acciones de la empresa AIR BP Bolivia, encargada del servicio de suministro de combustibles de aviación en los aeropuertos, hasta ese momento filial de la empresa británica BP.

- El 1º de mayo de 2010 se inició el proceso de estatización del sector eléctrico comenzando con la estatización de las generadoras de electricidad Corani, Valle Hermoso y Guarachi a la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE). Corani era administrada por Ecoenergy Internacional, subsidiaria de la empresa francesa GDF, mientras que la empresa británica Rurelec PLC tenía el 50 por ciento de las acciones de Guarachi. La mitad de las acciones de Valle Hermoso pertenecía a la empresa The Bolivian Generating Group, cuyo grupo inversor era Panamerican de Bolivia. También se estatizó la cooperativa distribuidora Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica de Cochabamba.

- El 1º de septiembre, se decretó la estatización de la tercera parte de acciones de Fancesa, principal cementera del país. Sus inversionistas eran Samuel Doria Medina y el Grupo de Cemento Chihuahua (GCC). En enero de 2012 se nacionalizó la participación de la petrolera PAE a favor de la empresa estatal YPFB-Chaco

- El 1º de mayo de 2012 durante el acto por el Día del Trabajador el presidente, el presidente de Bolivia, Evo Morales, dio a conocer nacionalización de la Transportadora de Electricidad SA, en manos hasta ese momento del grupo español Red Eléctrica. 26

- Se nacioalizo la mina de Colquiri, en Oruro, esto debido a los enfrentamientos entre trabajadores en junio.


Política exterior

Morales declaró en un principio su apoyo a las políticas de los presidentes de América Latina como Fidel Castro, Luiz Inácio Lula da Silva, Néstor Kirchner, Cristina Fernández de Kirchner y en especial del presidente venezolano Hugo Chávez. Morales, siendo presidente electo, pero antes de asumir como primer mandatario boliviano, hizo una gira por distintos países que cosechó gran atención mediática. Desde el 30 de diciembre y por el término de quince días visitó Cuba, Venezuela, España, Francia, Holanda, Bélgica, China, Sudáfrica y Brasil para entrevistarse con distintos mandatarios, funcionarios y personalidades buscando apoyo político y económico para sus planes de transformación de la economía boliviana. Antes de emprender camino a Europa recibió el apoyo de sus homólogos cubano y venezolano, Castro y Chávez, con quienes firmó convenios de colaboración, que incluían la entrada a Bolivia de médicos cubanos y personal petrolero venezolano calificado.

Morales criticó vehementemente los tratados de libre comercio firmados por los gobiernos de Perú y Colombia con Estados Unidos, y apoyó al gobierno de Venezuela en su salida de la Comunidad Andina.

En mayo de 2006 Morales asistió a la cumbre de los jefes de Estados de América Latina-Unión Europea en donde buscó apoyo para eliminar de la categoría de "ilícito" a la hoja de coca asegurando que no debe confundirse con la cocaína, y además reforzar aún más la presencia internacional de su país.

En relación al conflicto árabe-israelí, la posición del Gobierno de Evo Morales, producto de la confrontación que este y otros gobiernos de tendencias similares mantienen con Estados Unidos, es de apoyo prácticamente irrestricto hacia los distintos gobiernos árabes o musulmanes de la zona en sus conflictos con Israel —un aliado estratégico de Estados Unidos en la zona—, llegando incluso a definir al presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, muy cuestionado por la situación de los derechos humanos en su país,28 como "compañero revolucionario y hermano".

Desde su asunción a la presidencia, en 2006, Morales ha sido distinguido por numerosas universidades e instituciones extranjeras, como así también por instituciones de su propio país.


Controversias

Medio ambiente

Morales suele cultivar una imagen pro-ambientalista. Es usual que en sus discursos haga referencias a la Madre Tierra y critique los perjuicios que las naciones industrializadas le han infligido al medio ambiente. En abril de 2011 solicitó a la ONU que le otorgue a "los derechos de la Madre Tierra" el mismo status e importancia que ésta le otorga a los derechos humanos.

Pero en 2010 la revista Time Magazine publicó un artículo donde destaca ciertas incoherencias entre lo que Morales pregona y lo que hace. La nota señala el caso del TIPNIS (Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Securé), una zona de gran belleza natural, en el centro de Bolivia, en donde Morales planea construir una carretera que afectará el medio ambiente y, según analistas, perjudicará a una tribu indígena que habita en la región. En julio de 2011, el periódico británico The Guardian también publicó una nota sobre la contradictoria política ambientalista de Morales, con el título "Evo Morales tiene un doble discurso en el medio ambiente de Bolivia".

A pesar de que Morales siempre dice que hay que respetar la voluntad de los pueblos indígenas, y consultarles previamente en cualquier iniciativa que pueda afectarlos, en junio de 2011, en un discurso en la ciudad de Sacaba, refiriéndose a la tribu indígena que se verá afectada por la construcción de la carretera, Morales les dijo: "Quieran o no quieran, vamos a construir el camino."
Cuando la periodista Amy Goodman, del programa radial Democracy Now!, le preguntó en abril de 2010 sobre los peligros de impulsar la economía boliviana en los hidrocarburos, una actividad potencialmente contaminante, Morales le contestó: "Esas fundaciones, ONGs, dijeron: “Amazonía sin petróleo”. Entonces que me digan que yo voy a tapar pozos de petróleo, pozos de gas. Entonces Bolivia ¿de qué va a vivir? Seamos realistas."

En agosto de 2010 la región central de Bolivia sufrió una ola de incendios forestales provocados por el "chaqueo" (la práctica, muy arraigada entre los indígenas, de incendiar la vegetación con el fin de obtener tierras para la agricultura). Ante los pedidos de numerosas ONGs de acabar con esa práctica Morales defendió los incendios intencionales, alegando que eran una práctica tradicional de los indígenas y que los verdaderos culpables de los incendios forestales en Bolivia eran los países desarrollados.

Además de esto, Morales autorizó, mediante un decreto, el cultivo de soja genéticamente modificada.


Derechos humanos

Algunos observadores, tanto dentro como fuera de Bolivia, temen que Evo Morales esté lentamente convirtiéndose en una figura con tendencia al totalitarismo. Se mencionan como evidencias, el caso del complot para asesinarlo, del cual, con el tiempo, han surgido numerosas dudas; el hecho de que numerosos líderes de la oposición han salido del país, y la nueva legislación que regula la prensa.


Complot para asesinar a Morales

El 16 de abril de 2009, el gobierno anunció que desbarató un complot para asesinar al presidente, tramado por una célula de extrema derecha con sede en la oriental ciudad de Santa Cruz. Ese día, un grupo comando del ejército boliviano ingresó al Hotel Las Américas y, según la versión gubernamental, se produjo un tiroteo con los terroristas, en el que resultaron muertos Eduardo Rosza Flores (de doble nacionalidad boliviano-húngaro), Michael Dwyer  (irlandés) y Arpad Magyarosi (rumano), en tanto que fueron apresados Elod Toaso (húngaro) y Mario Tadic (croata).

Pero con el paso del tiempo han surgido numerosas dudas sobre la versión oficial. Cuando el cadáver de Michael Dwyer fue repatriado a Irlanda, sus familiares solicitaron una autopsia. La médica forense designada por el gobierno de Irlanda, Marie Cassidy, tras examinar el cuerpo, llegó a la conclusión de que Dwyer murió de un balazo en el corazón, y que en el momento del disparo, éste se encontraba acostado o de rodillas, lo que da a entender que fue ejecutado. El gobierno boliviano no dio, hasta el momento, una explicación oficial al hecho. Toaso y Tadic continúan presos, sin que se les haya sometido a juicio aún.


Denuncias de persecución política

En reiteradas oportunidades se denunció la existencia de persecución política de parte del gobierno hacia los principales líderes de oposición. Algunos de estos personajes se encuentran exiliados, otros detenidos, algunos se encuentran bajo procesos judiciales y también los hay que tras proceso fueron declarados inocentes.


Ley de telecomunicaciones

El 10 de julio de 2011, el congreso boliviano, donde el partido de Evo Morales tiene amplia mayoría, aprobó la "Ley de Telecomunicaciones, Tecnologías de Información y Comunicación". La nueva legislación otorga el 33 % de las licencias al Estado, el 17 % a organizaciones comunitarias (por ejemplo, sindicatos, casi siempre afines a Morales), un 17 % a organizaciones indígenas (por lo general, también cercanas a Morales) y el 33 % restante al sector privado. Ello significa que Morales y sus aliados tendrán el control del 67 % de las licencias, mientras que entidades privadas, independientes del gobierno, solo el 33 %. La nueva ley también autoriza escuchas telefónicas en casos de crisis nacional.

En respuesta a la ley, numerosos periodistas han expresado gran preocupación, pues temen que se trate de una maniobra de Morales por acaparar los medios de comunicación. Hace pocos días el Presidente se molesto con la cadena CNN cuando el periodista que lo estaba encuestando cuestiono la carretera por el medio del TIPNIS, el califico a la cadena de imperialista, pro-Estados Unidos, capitalista, de derecha y monarquista.


Narcotráfico

Existen indicios que hacen pensar que, desde que Evo Morales asumió la presidencia en 2006, el narcotráfico y el crimen organizado han aumentado considerablemente en Bolivia. En 2008 Morales expulsó a la DEA, la principal organización dedicada al control y erradicación de los cultivos de coca, acusándola de entrometerse en los asuntos internos del país (Morales la consideraba como aliado de la derecha) y desde entonces, los cultivos de coca se han multiplicado, no sólo en el Chapare sino también en otras partes del país.

En 2011 Morales sufrió un golpe humillante: René Sanabria, jefe de la División Antidrogas durante los años 2007 a 2009, fue apresado en Panamá en momentos en que intentaba vender más de 100 kilos de cocaína. En un primer momento, Morales culpó del escándalo a EE.UU., insinuando que a Sanabria se le tendió una trampa con el fin de desprestigiar a su gobierno. Pero luego tuvo que admitir no sólo que Sanabria era culpable sino también que el narcotráfico podría incluso haberse infiltrado en otros sectores del Estado. Sanabria fue condenado a 14 años de cárcel.

Además, en los últimos años, se han multiplicado los hechos de violencia relacionados con el tráfico de estupefacientes. En ciudades como Santa Cruz da la Sierra, o en Yacuiba (fronteriza con Argentina) han aumentado los asesinatos y los ajustes de cuentas entre bandas rivales.

No hay comentarios: