DIOSES AZTECAS


MITOLOGIA AZTECA

LOS DIOSES

Tezcatlipoca era una de las deidades principales y representante del principio de dualidad. Portaba un espejo (su nombre significa espejo que humea), en el que se reflejaban los hechos de la humanidad. Divinidad aérea, representaba el aliento vital y la tempestad y llegó a asociarse posteriormente con la fortuna individual y con el destino de la nación azteca. La fiesta más importante consagrada a Tezcatlipoca era el Tóxcatl, que se celebraba en el mes quinto. En esa ocasión se le sacrificaba un joven honrado como representación del dios en la tierra, guarnecido con todos sus atributos, entre ellos un silbato, con el que producía un sonido semejante al del viento nocturno por los caminos.

Considerado como padre de los toltecas, Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, aparece enfrentado a Tezcatlipoca, quien, según la leyenda, le hizo beber varios tragos de pulque (bebida alcohólica que se obtiene haciendo fermentar el aguamiel o jugo extraído del maguey, una variedad del agave), supuestamente beneficioso para su salud, pero Quetzalcóatl, avergonzado por haber perdido su entereza, se ocultó y finalmente desapareció, prometiendo que volvería. Está relacionado con la enseñanza de las artes y, por tanto, actúa como introductor de la civilización. Sus devotos, para venerarlo, se sacaban sangre de las venas que están debajo de la lengua o detrás de la oreja y untaban con ella la boca de los ídolos. La efusión de sangre sustituía el sacrificio directo.

Huitzilopochtli, dios de la guerra, representaba los dardos y lanzas del guerrero, la sabiduría y el poder, símbolos que lo identifican con la serpiente. Pero además su nombre alude al colibrí, precursor del verano, la estación de los relámpagos y la fertilidad. Se le honraba en el decimoquinto mes azteca, en una ceremonia muy semejante al Tóxcatl de Tezcatlipoca, el Panquetzaliztli, en la que el sacerdote atravesaba con una flecha una masa preparada con sangre de personas sacrificadas para tal ocasión.

Otro de los dioses importantes era Tláloc, dios de la lluvia, casado con Chalchiuhtlicue (la de la falda de jade) diosa del agua, a la que se solía representar con la imagen de una rana, y con la que tuvo muchos hijos: los tlalocas o nubes. Vivía en un paraíso de aguas llamado Tlalocan, donde iban los que habían muerto en inundaciones, fulminados por un rayo o enfermos de hidropesía, que allí disfrutaban de una felicidad eterna. Le ofrecían niños y doncellas en sacrificio. Los campesinos, en previsión de sequías, hacían fabricar ídolos a imagen de Tláloc y los veneraban ofrendándoles maíz y pulque.

Relacionados con la agricultura había un grupo de dioses, entre ellos Cinteotl, a los que se identificaba con partes de la planta del maíz. La diosa principal del grupo era Chicomecoátl, otra forma de la deidad del agua, Chalchiuhtlicue. Su festival se celebraba entre junio y julio, cuando la planta del maíz había madurado completamente.

Xolotl, como dios del lucero de la tarde, representaba las formas ascendentes y descendentes del fuego. Dios monstruoso, aparece en algunas de sus representaciones con las cuencas de los ojos vacías porque, según la leyenda, al sacrificarse los dioses para dar vida al nuevo Sol, se puso tan triste y lloró tanto que los ojos se le cayeron de las órbitas.

Tlazolteotl, diosa de la inmundicia, la lujuria y el deseo, absolvía a los fieles de sus faltas o pecados; representaba la basura, el abono y, por tanto, la fecundidad de la tierra.

Mictlantecuhtli era el dios de las tinieblas y la muerte. Vivía en una región del Mictlán, en el Ombligo de la Tierra; a este lugar iban los muertos que no merecían ninguno de los diversos grados de cielos, y su castigo era el tedio.

También presente en la mitología maya, las almas, que salían de la boca de los muertos, llevaban jabalinas para afrontar varias pruebas antes de llegar a su morada e iban acompañadas por la sombra de su perro favorito: paso entre dos peñas peligrosas, lucha con una serpiente, enfrentamiento con un caimán, travesía por ocho desiertos y ocho montañas, superación de un torbellino capaz de hender las rocas más sólidas, además de una serie de demonios que le impiden el paso.

Como contraste con esta visión heroica de la travesía después de la muerte, el dios Omacahtlsimbolizaba el regocijo y el espíritu festivo. Especie de Dioniso azteca, se representaba como un gordo, en blanco y negro, tocado con una diadema de papel de la que colgaban papeles de colores. Festejado sobre todo por los ricos, a través de orgías y banquetes, Omacahtl castigaba los errores en el culto con indigestiones o mareos, lo que habla de la necesidad de un mito para regular las reglas de urbanidad y el comportamiento en la mesa.

AMIMITL
Divinidad que calmaba las tempestades y protegía a los percadores.

CENTEOTL
Diosa del maiz, a la que estaba dedicado el cuarto mes del calendario azteca.

CIHUACOATL
Diosa, primera mujer que dió a luz, considerada por ello protectora de los partos.

COATLICUE
Diosa azteca de la tierra y de la muerte. Se la denominaba "La de la Falda de Serpientes".

CHALCHIUHTLICUE
Diosa de las aguas corrientes, de los manantiales y de los arroyos. Se la invocaba como protectora de los recién nacidos y del matrimonio.

HUITZILOPOCHTLI
Dios de la guerra y también de las tempestades. Nació del vientre de su madre completamente armado. Sus atributos eran las plumas de colibrí sujetas a la pierna izquierda, la serpiente de fuego y el bastón curvo.

ILAMATECUHTLI
Diosa de la vejez.

YOHUALTECUHTLI
Diosa de la noche. Protegía en sueño de los niños.

MIXCÓATL
Dios de las tempestades y de la caza.

MACUILXOCHIQUETZAL
Dios de la juventud. Es venerado como sol joven. Se le consideraba dios de la vida, de los juegos, de las danzas, del juego de pelota, de la música y de la poesía.

MATLICUE
Diosa de las aguas, provocadora de las tempestades e inundaciones y, al mismo tiempo, protectora de los niños.

METZTLI
Diosa de la luna, que habitaba en los nueve cielos.

MICTLANTECUHTLI Dios delos infiernos que, juntamente con su esposa MICTLANCIHUALT, regían el mundo subterráneo. Ejercían su soberanía sobre los "nueve ríos subterráneos" y sobre las almas de los muertos.

NANAHUATZIN
Hombre que fue el primero en arrojarse en una hoguera, convirtiéndose en ek sol, que iluminó la tierra, hasta entonces en tinieblas.

QUETZALCÓATLDios del aire, lo era también, de la guerra, del comercio y de la
adivinación; se le rendía culto en Cholula.

TÉOTL
Dios supremo azteca, que tenía la hegemonía sobre trece deidades superiores y unas doscientas inferiores. Era considerado como eterno e invisible, creador y sustentador del mundo. Se le aplicaban por sobrenombre TLOQUE-NAHUAQUE (creador de todas las cosas) y también IPALNEOMANI (ser por quien se vive). No fue representado en imagen.

TEPEYOLLOTL
Deida similar al dios JAGUAR maya.

TEZCATLIPOCA
Señor del cielo y de la tierra, fuente de vida, tutela y amparo del hombre, origen del poder y la felicidad, dueño de las batallas, omnipresente, fuerte e invisible.

Entre los Toltecas, era un dios maléfico de la muerte, que descendió del cielo a la tierra valiéndose de una tela de araña, para destruir la obra de QUETZALCÓATL, a quién se le apareció bajo el aspecto de un viejo que le ofreció el brebaje de la inmortalidad, pero éste era en realidad una bebida enloquecedora.

TLACOTZONTLI
Deidad protectora de los caminos. Para hacerla favorable, los viajeros acudían ante ella sangrándose con ramas de espino.

TLACULTETL
Diosa de la belleza y del amor sensual.

TLAHUIZCALPANTECUHTLI
Es el señor del colorido sonrosado de la aurora.

TLALCHITONATIUH
Representa al sol bajo.

TLETONATIUH
Uno delos cuatro soles aztecas. Es el "sol de fuego", bajo cuyo influjo los humanos fueron exterminados por el fuego caído del cielo y transformados en diversos animales como perros, aves, etc.

TONATIUH
Deidad de las tempestades. Protegía a los navegantes. Era el sol personificado, al que se rendía culto diariamente al aparecer.

XILONEN
Diosa del maíz. Era venerada particularmente por los Huaxtecas.

XIUHTECUHTLI
Dios del fuego. Conmemoraban su muerte los años bisiestos, en los cuales se encendía el fuego sagrado y se inmolaba a un cautivo ataviado con el ropaje del dios. Se le representaba bajo el aspecto de un hombre anciano.

XOCHITÓNAL
Nombre dado al caimás cuya vigilancia tenían que eludir las almas de los que morían de muerte natural para poder arribar a las orillas del Cjicumahuapán.

XÓLOTL
Divinidad de las venganzas. Sufrió diversas metamorfosis y acabó muerto bajo la forma de un pez llamado AXOLOTL. Se le representaba como un esqueleto.

YÁOTL
Demonio que colaboró con los dioses en probar al asceta JAPPAN. Fue el encargado de su decapitación.