MASONERIA




-- * --

La escuadra (símbolo de la rectitud) y el compás (símbolo de los límites con los que debe mantenerse cualquier masón respecto a los demás, sobre todo respecto a los demás masones) son quizá los dos símbolos masónicos más conocidos. Aquí aparece también la letra "G", símbolo de la masonería que representa al Gran Arquitecto del Universo.


Francmasonería

La francmasonería o masonería se define a sí misma como una institución discreta de carácter iniciático, no religioso, filantrópico ('amor a la humanidad'), simbólico y filosófico fundada en un sentimiento de fraternidad. Tiene como objetivo la búsqueda de la verdad a través de la razón y fomentar el desarrollo intelectual y moral del ser humano, además del progreso social. Los masones se organizan en estructuras de base denominadas logias, que a su vez pueden estar agrupadas en una organización de ámbito superior normalmente denominada "Gran Logia", "Gran Oriente" o "Gran Priorato".

Aparecida en Europa entre finales del siglo XVII y principios del XVIII, la masonería moderna o "especulativa" ha sido descrita a menudo como un sistema particular de moral ilustrada por símbolos. Se presenta a sí misma como una herramienta de formación, con un método particular que, basado en el simbolismo de la construcción, permite a sus miembros desarrollar su capacidad de escucha, de reflexión y de diálogo, para transmitir estos valores a su entorno.

La historia institucional de la masonería presenta numerosas disidencias, cuyas principales causas, con importantes matices y derivaciones, están relacionadas con la admisión de la mujer en la masonería, la cuestión de las creencias religiosas o metafísicas, la naturaleza de los temas tratados o la forma de trabajar de las logias, así como con las bases sobre las que se fundamenta la regularidad masónica. La existencia de distintos puntos de vista sobre estos y otros temas ha dado lugar al desarrollo de distintas ramas o corrientes masónicas, que a menudo no se reconocen entre ellas.


Orígenes

Una de las leyendas más importantes de la francmasonería atribuye a Hiram Abif, mítico arquitecto del Templo de Salomón en Jerusalén, la fundación de la orden masónica. Algunos textos retrotraen el origen de la masonería a épocas de aún mayor antigüedad, y llegan a considerar como fundadores a distintas figuras bíblicas, como Tubal-Caín, Moisés, Noé o el mismísimo Adán. Más realistas, pero todavía en el ámbito de lo mítico o de lo pseudohistórico, diversos autores han atribuido este origen a los constructores de las pirámides en el antiguo Egipto, a los Collegia Fabrorum romanos, a la orden de los Templarios, la de los Rosacruces o a los humanistas del Renacimiento.

La hipótesis más aceptada afirma que la francmasonería moderna procede de los gremios de constructores medievales de castillos y catedrales (la llamada masonería operativa), que evolucionaron hacia comunidades de tipo especulativo e intelectual, conservando parte de sus antiguos ritos y símbolos. Este proceso, que pudo iniciarse en distintos momentos y lugares, culminó a principios del siglo XVIII.

Los constructores o albañiles medievales, denominados masones, disponían de lugares de reunión y cobijo, denominados logias, situados habitualmente en las inmediaciones de las obras. Era común a los gremios profesionales de la época el dotarse de reglamentos y normas de conducta de régimen interior. Solían también seguir un modelo ritualizado para dar a sus miembros acceso a ciertos conocimientos o al ejercicio de determinadas funciones. Los masones destacaron especialmente en estos aspectos.

Los gremios de constructores, albañiles y arquitectos son mencionados en varios de los más antiguos códigos de leyes, incluido el de Hammurabi (1692 a.c.). Pero suele considerarse que el primer código regulador específicamente masónico fue el que el rey Athelstan de Inglaterra dio a estas corporaciones en el año 926, denominado Constituciones de York. Este manuscrito se perdió en el siglo XV y fue reescrito de memoria por los que lo conocían. Por este motivo, la Carta o Estatutos de Bolonia, redactados en 1248, son el documento masónico original más antiguo que se conoce. Trata de aspectos jurídicos, administrativos y de usos y costumbres del gremio. Le siguen en antigüedad otros documentos, como el Poema Regius o manuscrito Halliwell (1390), el Manuscrito Cooke (1410), el Manuscrito de Estrasburgo (1459), los Estatutos de Ratisbona (1459), los de Schaw (1598), el Manuscrito Iñigo Jones (1607), los de Absolion (1668) y el Sloane (1700). Todos estos manuscritos se refieren a la masonería "operativa" o gremial, de la que especifican sobre todo las reglas del "oficio", y los historiadores suelen referirse a ellas en un sentido genérico como "constituciones góticas".

Respecto a los rituales masónicos, el primer documento de relevancia del que disponen los historiadores se refiere a una de estas organizaciones de la construcción que es particular de Francia, el Compañerismo o Compagnonnage, y data de 1655. Sin embargo, ya desde 1630 aparecen distintos documentos que aluden a los usos rituales de la masonería escocesa. El ritual masónico completo más antiguo que se conoce es el manuscrito denominado Archivos de Edimburgo, que data de 1696.

Con la evolución de la sociedad y las transformaciones económicas, la mayor parte de las logias de la "masonería operativa" dejaron poco a poco de ejecutar obras materiales, transformándose en organizaciones fraternales, pero conservando, en parte, sus usos y costumbres tradicionales. La francmasonería especulativa es el producto de esta transformación. Desde el siglo XVII, algunas logias de masones operativos comenzaron a recibir como miembros a personas ajenas al oficio, generalmente clientes, nobles o benefactores. El perfil de estos masones aceptados solía ser el de intelectuales humanistas, interesados por la antigüedad, el hermetismo, las ciencias experimentales nacientes, etc. Las logias de este tipo se convirtieron en un espacio de librepensamiento y especulación filosófica. Si se trata de una transformación radical o progresiva, es algo que los historiadores se cuestionan hoy en día. En cualquier caso, al menos en Escocia, el vínculo orgánico entre la antigua masonería y la nueva parece incontestable. Las logias «no operativas» se hacen cada vez más numerosas en Escocia, Inglaterra e Irlanda.

El 24 de junio de 1717, cuatro logias londinenses que llevaban el nombre de las tabernas en que realizaban sus encuentros (La Corona, El Ganso y la Parrilla, El Manzano y El Racimo y la Jarra), se reunieron para formar una agrupación común. Denominaron a la nueva organización Gran Logia de Londres y de Westminster, y su primer Gran Maestro fue Anthony Sayer. La creación de esta nueva institución supuso un salto significativo en la organización de la masonería, que trascendió así del ámbito logial. Formada en parte por miembros de la Royal Society próximos a Isaac Newton, la nueva Gran Logia se dotó en 1723 de una Constitución redactada por dos pastores protestantes: Jean Theóphile Désagulliers y James Anderson, quien, como compilador, dio nombre a las que se conocen como Constituciones de Anderson. Más allá de las diferentes interpretaciones que se dan sobre el alcance de elementos concretos del texto de las Constituciones, la mayoría de los autores coinciden en resaltar el espíritu de tolerancia y no sectarismo que anima el conjunto, destacando su deseo de presentar a la masonería como un "centro de unión" entre todos los hombres, cualesquiera que sean las razas, opiniones y creencias que los distingan.

El ritual practicado por la primera Gran Logia, aunque enriquecido y desarrollado, era perfectamente conforme a los usos escoceses "sobre todos los puntos de la Masonería", tal como lo atestigua el acta de la visita de Désaguliers a la logia Mary´s Chapel el 24 de agosto de 1721. Los rituales de esta primera Gran Logia se conocen por una obra publicada en 1730, La masonería diseccionada (Masonry Dissected), que los reveló al público, y generó gran escándalo entre los miembros de la orden.

Pese a que la creación de la Gran Logia de Londres generó reacciones contrarias por parte de algunos sectores de la masonería operativa inglesa, el nuevo modelo masónico se extendió rápidamente por Europa y América con la creación, en los años siguientes, de la Gran Logia de Irlanda en 1725, la primera Gran Logia de Francia entre 1726 y 1730, la Gran Logia Provincial de Pennsilvania en 1731, la Gran Logia Provincial de Massachussets en 1733 y la Gran Logia de Escocia en 1736.


Dos principales corrientes

La regularidad es un concepto tan importante como debatido en el seno de la francmasonería. Con base a él, las Obediencias masónicas establecen acuerdos de mutuo reconocimiento y relación entre ellas. En general, se habla de Masonería regular para referirse a la que se atiene a una serie de reglas tradicionales. Sin embargo, existe discrepancia sobre cuáles de estas normas son las realmente importantes y cuáles no, lo que da lugar a la división de la masonería mundial en dos corrientes principales, a las que se puede añadir un cierto número de logias y de pequeñas obediencias no adscritas a ninguna de las dos.

Las condiciones aceptadas por las dos corrientes principales para reconocer la regularidad de una Obediencia masónica son:

Que posea una legitimidad de origen; esto es, que su constitución haya sido auspiciada por alguna otra organización masónica regular. En este sentido, suele considerarse que la regularidad inicial emana de la antigua Gran Logia de Londres y Westminster.

El respeto a los valores y principios capitales establecidos en los documentos fundacionales, en concreto las llamadas Constituciones de Anderson, publicadas en 1723.

Las dos corrientes discrepan en varios puntos importantes, que afectan incluso a sus respectivas denominaciones. Ambas corrientes suelen ser conocidas, respectivamente, como regular, una de ellas, y como liberal o adogmática, la otra. Sin embargo, los representantes de la segunda mantienen que su corriente es también plenamente regular, mientras que los de la primera argumentan que la suya es asimismo esencialmente liberal y adogmática. Es imposible establecer un criterio objetivo sobre este tema. Quizá, lo que se puede afirmar es que las diferentes corrientes masónicas no se consideran identificadas con términos como irregular o dogmática. Finalmente, las logias que no se adscriben a los criterios de ninguna de las dos principales corrientes suelen ser denominadas salvajes, si bien ellas prefieren referirse a sí mismas como bajo la bóveda celeste.


Masonería regular anglosajona

La corriente que se denomina anglosajona está encabezada por la Gran Logia Unida de Inglaterra y a ella se adscriben las principales obediencias, por lo que a número de miembros se refiere, de las Islas Británicas, Estados Unidos, los países de la Commonwealth, Iberoamérica y parte de la Europa continental, incluida España. Basándose en su interpretación de la tradición masónica y, en particular, de las Constituciones de Anderson, las Obediencias y Logias de esta línea establecen los siguientes criterios de regularidad:

La creencia en un dios o en un Ser Supremo (solo uno), que puede ser entendido como un principio no dogmático, como un requisito imprescindible a sus miembros.

Los juramentos deben realizarse sobre el llamado Volumen de la Ley Sagrada, generalmente la Biblia u otro libro considerado sagrado o símbolo de lo trascendente por el que realiza el juramento. La presencia de este Volumen de la Ley Sagrada, la Escuadra y el Compás son imprescindibles en la logia.

No se reconocía la iniciación masónica femenina ni se aceptaba el contacto masónico con las Logias que admitan a mujeres entre sus miembros.
Están expresamente prohibidas las discusiones sobre política y religión, así como el posicionamiento institucional sobre estos aspectos.


Masonería regular continental

La corriente que se denomina liberal o adogmática tiene su principal exponente mundial en el Gran Oriente de Francia. Es la principal corriente, por lo que a número de miembros se refiere, en Francia, África francófona y algunos países de la Europa continental, y a ella se adscriben muchas obediencias en todo el mundo, en especial en Iberoamérica y la Europa continental, incluyendo, en particular, a las Obediencias femeninas y mixtas. No se basa en un estándar de regularidad establecido, sino que mantiene como referente el reconocimiento compartido de unos valores, modelos rituales y organizativos que, por tradición, se consideran esencialmente masónicos. Por este motivo, presenta una mayor variedad de formas concretas de organización, cuyas principales características, que no tienen que darse simultáneamente, son:

El principio de libertad absoluta de conciencia. Admite entre sus miembros tanto a creyentes como a ateos y los juramentos pueden realizarse, según las Logias, sobre el Libro de la Ley (las Constituciones de la Orden) o sobre el Volumen de la Ley Sagrada, en ambos casos junto a la Escuadra y el Compás.

El reconocimiento del carácter regular de la iniciación femenina. Las Obediencias pueden ser masculinas, mixtas o femeninas.

El debate de las ideas y la participación social. Las logias debaten libremente incluso sobre cuestiones relacionadas con la religión o la política, llegando, en determinadas ocasiones, a posicionarse institucionalmente sobre cuestiones relacionadas con esos aspectos.


El Gran Arquitecto del Universo

El Gran Arquitecto del Universo, expresado habitualmente con el acrónimo GADU, es un símbolo tradicional en masonería cuyo contenido, interpretación y relevancia varían según la corriente masónica de que se trate.

Para la corriente anglosajona, el GADU representa al Ser Supremo, un principio masónico cuya creencia e invocación en la práctica del rito son imprescindibles. Para la corriente continental, establecer la condición de la creencia en un Ser Supremo supone limitar la libertad de conciencia de sus miembros, por lo que ni la creencia en el GADU ni su invocación son preceptivas.

Los masones, como individuos, son en todo caso libres de darle el contenido que mejor se ajuste a sus creencias. Como todos los símbolos, proporciona un marco, pero su interpretación concreta corresponde a cada cual.

Muchos francmasones consideran que el símbolo GADU es igual al Dios creador que determina a su voluntad los planes de la existencia. Para otros muchos, simboliza la idea de un Principio Creador que está en el origen del Universo, cuya naturaleza es indefinible. Hay por último masones que, prescindiendo de cualquier enfoque trascendente, identifican al GADU con la sublimación del ideal masónico o que lo interpretan desde una perspectiva panteísta o naturalista.


Grados

Los tres grados más importantes de la masonería son:

Aprendiz – es el primer grado, el de los iniciados, con el que una persona se vuelve masón;

Compañero – es un grado intermedio, donde el masón se dedica a aprender;

Maestro – es el tercer grado, en el cual se requiere que el masón participe en la mayor parte de los aspectos de la logia y de la masonería.

Los tres grados representan tres etapas del desarrollo personal. No hay, para los masones, un significado único de estos tres grados; conforme un francmasón va trabajando en cada uno de los grados y estudiando, interpretará estos grados en función de su desarrollo personal, y su única obligación será cumplir con las normas de la logia para la que trabaja. Una estructura simbólica común y una serie de arquetipos universales le servirán a todo masón para encontrar sus propias respuestas a las preguntas filosóficas de la vida.

No hay ningún grado en la francmasonería que sea superior al grado de maestro. Si bien algunas órdenes masónicas tienen otros grados con números, estos otros grados se consideran complementarios al grado de maestro y no promociones del mismo. Un ejemplo de ello es el rito escocés, que confiere grados desde el número 4 hasta el número 33. Para alcanzar estos grados adicionales, es necesario ser maestro masón. Su administración depende de un sistema paralelo al de las logias azules o de artesanos; dentro de cada organización hay un sistema de oficios, que confiere rangos únicamente dentro de ese grado o dentro de esa orden.

En algunas jurisdicciones, en particular las de Europa continental, se les solicita a los masones que elaboren artículos sobre temas filosóficos, y que los presenten en público en la logia. Hay una extensísima bibliografía de artículos, revistas y publicaciones masónicas, que incluyen abstracciones extravagantes con lecciones espirituales y morales de calidad diversa, manuales prácticos acerca de la organización y el manejo de los ritos, y también artículos históricos y filosóficos que merecen un gran respeto académico.

El primer grado simboliza el nivel de conciencia ordinaria o natural humana, y como interacciona con el mundo. El iniciado como imagen de Dios, le es dicha sus obligaciones como imagen, le es entregado el libro de "las leyes sagradas", y las herramientas de su iniciación, el mallete o macito, el escoplo, y el calibrador, los cuales representan la pasión de hacer las cosas, la educación o capacidad de análisis, y la capacidad intelectual de cómo se usarán las "herramientas".

Éste se para sobre tres columnas que representan sabiduría, fortaleza, y belleza comunicando la idea de la par de los opuestos y este debe caminar como las escaleras de la conciencia, simbolizando alguna vez a San Juan, la escalera de tres niveles representa el macrocosmos con el piso de cuadros, la virtud, y el cielo y por último la divinidad a alcanzar.

El segundo grado simboliza el nivel del individuo de lo que llamamos alma y subconsciente. Es parecido al primer grado, representando el camino ascendente por la escalera, en el camino medio cámara es donde el masón de segundo grado hace la mayoría de su trabajo, entre los símbolos se encuentra una mata de maíz que significa el mundo antiguo conservador de los conocimientos arcanos, todo esto se desarrolla en un lugar que refleja al Templo de Salomón, acompañado de las columnas de Jaquin y Boaz, el guardia menor le permite el paso a la cámara donde se realizara el acto, las herramientas que le son entregadas a diferencia de las "herramientas de acción" del primer grado son herramientas de "prueba" o calibraje, el símbolo de las herramientas es la regla (de peso) de medición de gravedad, simboliza licencia de hacer la obra, el nivel, significa restricción de sí mismo y la escuadra la cual define la relación propia de las dos herramientas restantes opuestas entre sí, estas representan la habilidad del masón para practicar la moralidad.

El tercer grado simboliza su alto nivel de consciencia espiritual. entre los símbolos del iniciado están, una ramita de Acacia la cual representa la vida del individuo que lo lleva a crecer, en contraste del primer grado que es un "viviente del mundo" natural, en este grado ya no es conducido a la puerta de la cámara, más bien está abierta pues ya pronto va a ser un miembro completo del cuerpo.

Las herramientas entregadas son el lápiz (creatividad), el carrete (cordel), y el compás, herramientas de diseño representa el entendimiento de las leyes fundamentales, tanto naturales como espirituales, y el hecho de restringirse de éstas o la creatividad. El compás sirve para mantener balanceadas las otras dos herramientas.


Secreto

Si bien en los inicios de la masonería las actividades de las logias se mantenían en secreto para protección de sus miembros (sobre todo por seguridad, pues eran organizaciones prohibidas por las leyes de entonces), quedan actualmente aún dos tipos de secreto, uno de ellos asociado con el reconocimiento. Las palabras de pase, los tocamientos al saludarse y las respuestas a preguntas específicas para poder ingresar a la orden forman parte del conocimiento esotérico que sólo se transmite en el interior de la institución y a quienes han alcanzado el conocimiento para llegar ahí. El otro tipo de secreto es ritual y es personal: es el conocimiento que cada miembro de la logia va adquiriendo de sí mismo conforme aprende. Es una experiencia personal que no se puede transmitir a nadie.


La mujer y la francmasonería

En la Edad Media, las corporaciones de arquitectos y picapedreros estaban integradas, en la mayor parte de los casos, únicamente por varones. Sin embargo, existen también numerosos ejemplos de la presencia de mujeres en estas organizaciones antecesoras de la masonería moderna. En el siglo XIII era aceptada la pertenencia de mujeres a las cofradías profesionales, como es el caso de las hilanderas, integradas exclusivamente por mujeres, o incluso en profesiones identificadas en aquella época por hombres, como la Guilda (corporación) inglesa de los Carpinteros de Norwich 1375, a la que pertenecían los albañiles de York y se hacía mención a la pertenencia de "hermanos" y "hermanas". Entre los constructores de catedrales es muy significativo el caso de Sabine de Pierrefonds, hija de Hervé de Pierrefonds, más conocido por su nombre germánico Erwin von Steinbach, constructor principal de la Catedral de Estrasburgo. Sabine esculpió algunas de las notables estatuas de Notre Dame de París, y a su vez, en tanto que Maestra de Obra, formó aprendices en su oficio. Y es probable que no fuera la única mujer en ser Maestra del Oficio. En los archivos de la Logia de York N° 236, que perteneció a la antigua Gran Logia de toda Inglaterra, existe un manuscrito ritual de 1693 que, refiriéndose al momento de la recepción en la Logia, dice: “Uno de los antiguos toma el Libro, y aquel o aquella que debe ser hecho masón, posa las manos sobre el Libro, y le son dadas las instrucciones.”

Cuando surgió la masonería especulativa, o moderna, en el siglo XVIII, la mujer no estaba ni económica ni social ni políticamente emancipada, y en las Constituciones de Anderson de 1723 no se la tuvo en cuenta. Pero las mujeres no quisieron permanecer indiferentes a las realizaciones de las asociaciones masónicas. Es así como en Francia, en 1730, sólo 5 años después de la aparición de la masonería especulativa en este país, comenzaron a realizarse gestiones para ser aceptadas en la institución. El 10 de junio de 1774, el Gran Oriente de Francia había tomado bajo su protección, en una Asamblea General, la Masonería de Adopción. Se trataba de logias formadas por mujeres bajo la tutela de los masones varones. El 11 de marzo de 1775, el marqués de Saisseval, ayudado por otros hermanos, formó la Logia “El Candor”. Fue su primera Gran Maestra la Duquesa de Bourbon, a quienes siguieron la Princesa de Lamballe (1780), la Emperatriz Josefina (1805) y Madame de Vaudemont (1807), Madame de Villete (1819), amiga personal de Voltaire.

Ya en la segunda mitad del siglo XIX, el 14 de enero de 1882, en la localidad de Le Pecq (Francia) la logia “Los Librepensadores” inició a una escritora y conocida militante a favor de los derechos de la mujer, Marie Deraismes, quien el 4 de abril de 1893 creó, junto con el senador Georges Martin, la “Gran Logia Simbólica Escocesa de Francia – Le Droit Humain”. Esta logia daría origen a la Orden Masónica Mixta Internacional "El Derecho Humano". El Derecho Humano extendió rápidamente su acción en el mundo, y perteneció al mismo Annie Besant, célebre feminista inglesa y secretaria de la Sociedad Fabiana, antecesora del Partido Laborista de Inglaterra.

A lo largo del siglo XIX y principios del XX, la Masonería de Adopción fue desapareciendo, y fue transformándose en masonería femenina, especialmente con el surgimiento de la Unión Masónica Femenina de Francia el 21 de octubre de 1945, que culminó en 1952 con la creación de la Gran Logia Femenina de Francia, que irá extendiendo la masonería integrada por mujeres en el resto de la Europa continental y América Latina. Todavía algunas organizaciones masónicas masculinas siguen considerando "irregular" la presencia de mujeres en la masonería, si bien hoy existe un alto nivel de integración a partir de la existencia de organizaciones masónicas mixtas o femeninas en la mayoría de los países. Estas organizaciones son, por lo demás, plenamente aceptadas por las obediencias masculinas de la corriente masónica liberal.


Organizaciones e ideologías antimasónicas

Desde su fundación, la masonería ha encontrado la oposición de distintos tipos de actores sociales. Los motivos de esta oposición pueden haberse referido a la institución masónica en cuanto forma de organización, o bien poner el acento en una característica pretendidamente negativa de sus principios filosóficos y valores morales. El término antimasonería o antimasonismo se refiere a la desconfianza, a la crítica, a la oposición, a la hostilidad, a la discriminación, a la represión o a la persecución de la masonería.

Una clasificación de las instituciones e ideologías antimasónicas que con mayor contundencia se han opuesto o han atacado a la masonería puede ser la siguiente:

Poderes religiosos:

La Iglesia Católica (encíclicas In Eminenti, del Papa Clemente XII; y Humanum Genus del Papa León XIII, entre otras)

Integrismo Islámico por ejemplo, la Masonería está prohibida en Irán y muchos países islámicos.

Bahaísmo, Shoggi Effendi expresamente prohibió a los bahais pertenecer a la Masonería, la Teosofía y cualquier sociedad secreta 8


Iglesia católica

La Iglesia católica ha condenado sistemáticamente la filiación a la masonería en innumerables documentos, decretando que ésta es incompatible por sus principios con la doctrina y la fe de la Iglesia católica. Los pronunciamientos papales en este sentido han sido constantes en este parecer.

No obstante lo anterior, en algunas naciones sacerdotes católicos de alto rango han sido miembros de la Masonería, uno de los casos más conocidos es el del Presbítero Francisco Calvo, héroe nacional costarricense y fundador de la Masonería en ese país.


Grupos políticos o gobiernos

Monarquías absolutistas: el Zar Alejandro I, los monarcas españoles Felipe V, Fernando VI, Carlos III y Fernando VII.

Las dictaduras totalitarias del siglo XX: Primo de Rivera, Hitler, Franco, Salazar, Mussolini, el régimen de Vichy, las dictaduras de la Unión Soviética (Tercer Congreso de la Internacional Socialista 1921) y de todos los países comunistas. Una excepción a este conjunto es Cuba, que no ilegalizó la francmasonería debido a que el Héroe Nacional, José Martí, era masón, aunque esta afirmación es discutida por muchos y no se enseña oficialmente. Sin embargo, en Miami está localizada la Gran Logia de Cuba en el exilio, la cual no es aceptada como legítima por la Masonería Americana. La Gran Logia de Cuba (regular y aceptada) tiene sede en La Habana.


Críticas a la francmasonería

Desde su surgimiento la masonería ha sido considerada por no pocas personalidades e instituciones como una asociación peligrosa por su carácter secreto. Muchos la ven como "una sociedad secreta de corte esotérico y ocultista que procura destruir la civilización cristiana y la Iglesia católica". El historiador republicano Claudio Sánchez Albornoz dice que la expulsión de los jesuitas de España por obra del gobierno de Azaña "consiguió evitar la disolución de las órdenes religiosas, entregando solo a los jesuitas al paladeo de los masones". Y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid publicó una tesis doctoral, basada en documentos del Archivo General de Simancas, donde se transcriben artículos que las Logias masónicas de España enviaban a los periódicos durante los años de la Segunda República Española (1931-1939) donde calumniaban a la Iglesia católica e incitaban a la quema de conventos y matanza de sacerdotes y monjas.

También se ha criticado a las Logias del Gran Oriente de España por proponer a las Cortes Constituyentes de la República que incluyesen en la Constitución de la República las siguientes disposiciones, entre otras:

    Romper las relaciones diplomáticas con el Vaticano.

    Prohibir manifestaciones de índole religiosa en la calle.

    Incautación de los bienes de la Iglesia dedicados a la beneficiencia.

    Nacionalizar todos los bienes de las Órdenes Religiosas.

    Expulsar o exclaustrar a todos los religiosos de ambos sexos.

    Incapacitar legalmente a los sacerdotes para la enseñanza, etc.23

También se imputa a los masones que en repetidas ocasiones hayan intervenido decretando muertes, entre las cuales son conocidas las de Luis XVI de Francia y Gustavo III de Suecia, aprobadas en la reunión de Francfort en 1784,24 así como la muerte de Gabriel García Moreno, presidente del Ecuador.

Otras críticas están asociadas a cómo se autodescribe esta organización, la cual se declara no religiosa y no dogmática, pero cuyas prácticas presentan una actividad considerada como "una secta social excluyente y religiosa".

Uno de los temas dentro de la discusión del mundo masónico es la figura de Dios, el Gran Arquitecto del Universo está sujeto a discusión según las diferentes líneas de pensamiento acerca de su existencia y si este es un dogma o no que debe establecerse en una Logia. Existe cierta uniformidad en establecer como regularidad masónica su creencia y se acepta su discusión como parte de la iniciación para la búsqueda de la verdad. Por otro lado, la aceptación de la Regla de los doce puntos en sus generalidades, a pesar de las corrientes más liberales para flexibilizarla en ciertos aspectos, igualmente adopta la existencia de dogmas implícitos en lo que se considera sagrado dentro de su hermética: símbolos, vestimentas, grados, relaciones y ritos (aún prescindiendo de un Dios dogmático). Al existir cuestiones sagradas dentro de un cuerpo de conductas afines a sus creencias, se establece por lo tanto a la francmasonería como un culto pararreligioso (los masones asisten a sus templos, tienen castigos morales, entregan dinero, estudian sus símbolos, aprenden sus ritos, se imponen una filosofía y disciplina sagrada, y desarrollan una relación entre sus integrantes) dentro del tejido religioso y social habitual. Esto significa que el culto masónico no es excluyente de las creencias religiosas habituales de sus integrantes (por lo menos en un principio) aunque esta práctica termina fomentado una doble vida en las personas por su inherente secretismo cuando se adopta finalmente como estilo de vida.

Es posible establecer su carácter de secta desde el punto de vista sociológico en un contexto psicológico de las minorías nómicas, en el que se "reconoce a estos grupos un carácter activo, esto es, una capacidad de influencia y transformación de la sociedad y sus valores diferente a las de una mayoría perteneciente a lo establecido, ... aunque también se trata de grupos con una disciplina rigurosa, que practican un reclutamiento selectivo y una dinámica con alto nivel de cohesión grupal".

Así, esta secta social-religiosa muestra una conducta persistentemente excluyente al solo invitar a participar a personas con cierto nivel cultural, económico y social que no representan la amplitud de la sociedad. También tal conducta de estas organizaciones es una caldo de cultivo para que se ocupen las Logias como medio para lograr ciertos beneficios indebidos a través del Tráfico de influencias de las personas que las integran.


Tipos de logias masónicas

En la actualidad, las distintas logias masónicas se distinguen por su nombre y por el número con que han sido inscritas en la obediencia, ya sea Gran Logia o Gran Oriente, al que están asociadas.

«Gran logia» o «Gran oriente»: la unión de varias logias masónicas, constituye una obediencia masónica.

«Logia madre»: nombre que un masón da a la Logia en que ha sido iniciado. Recuérdese el poema de Rudyard Kipling My mother lodge.

«Logia azul» o «logia simbólica»: nombre que se da a las logias que trabajan en los grados masónicos de aprendiz, compañero y maestro masón.

«Logia de investigación»: son aquellas que hacen hincapié en el estudio de temas masónicos.

Generalmente, cuando las logias están compuestas al menos por 7 maestros masones, se consideran «justas y perfectas», es decir, con todos sus derechos y obligaciones masónicas.

Algunas obediencias masónicas permiten crear triángulos (de tres miembros) y logias simples o justas (de cinco miembros).

Las logias simples o triángulos masónicos son estructuras regulares para el trabajo masónico, pero que dependen de otra logia constituida «justa y perfecta».

En estas estructuras masónicas de tres o cinco miembros no se permite realizar ceremonias de iniciación, ni de subidas a los grados de compañero o maestro.


Simbolismo arquitectónico

Una logia era la galería exterior, techada y abierta por delante, formada por columnas que soportan arquitrabes o arcadas. Esta definición arquitectónica corresponde al edificio anexo al que se construía y que era donde se reunían los miembros del gremio de canteros que trabajaban en la obra. Del vocablo italiano loggia parecen derivar las actuales loge, lodge o logia.


Rito Escocés Antiguo y Aceptado

Grado
Nombre común
Notas
Aprendiz
Entre los presentes a la Iniciación se encuentran el candidato, el maestro de ceremonias o el venerable maestro y el orador, le es entregado un mandil de piel de cordero.
Compañero
Muy parecido al primero, se le hace una serie de preguntas, y se le entrega el mandil correspondiente que es similar al de aprendiz, se le da la seña del saludo, la palabra secreta, y este jura mantener la del arte.
Maestro
Mandil parecido al segundo grado pero con un forro y borde de color rojo, lleva inscritas las letras M y B.
Maestro Secreto
Del grado 4 hasta el 14 corresponden a la Logia de la Perfección, del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, y se enfatiza el deber, la fidelidad, la integridad, y la necesidad de guardar el secreto, en toda relación.
Maestro Perfecto
este grado enseña que tanto los pensamientos impuros, y egocéntricos, así como ambiciones no valiosas corrompen y destruyen al individuo, y que todo hombre que olvida su deber a su familia, su país, y Dios será espiritualmente destruido.
Secretario Intimo
este grado enseña la devoción hacia los amigos, y el celo en hacer las obligaciones propias, como virtudes que recompensan.
Preboste y Juez
este grado enseña a juzgar correctamente, sin respeto alguno a la persona y que una sola ley debiera ser aplicada a todos, de manera imparcial, así la justicia sea misericordiosa o justa.
Intendente de la Construcción
Maestro Elegido de los 9
10°
Maestro Elegido de los 15
11°
Sublime Caballero Elegido
12°
Gran Maestro Arquitecto
13°
Maestro del Arco Real
14°
Gran Escocés de la Bóveda Real
15°
Caballero de Oriente
los Grados 15 y 16 representan al consejo de los Príncipes de Jerusalém,
16°
Príncipe de Jerusalém
17°
Caballero de Oriente y Occidente
18°
Soberano Príncipe Rosacruz
estos grados representan la orden Rosacruz
19°
Gran Pontífice ó Sublime Escocés
del 19 al 30 representan al Consejo de Caballeros Kadosch.
20°
Venerable Maestro de Todas las Logias
21°
Noaquita ó Caballero Prusiano
22°
Caballero del Hacha Real
23°
Jefe del Tabernáculo
24°
Príncipe del Tabernáculo
25°
Caballero de la Serpiente de Bronce
26°
Príncipe de la Misericordia
27°
Soberano Comendador del Templo
28°
Caballero del Sol
29°
Gran Escocés de San Andrés
30°
Caballero Kadosh
31°
Gran Inquisidor
Es el Tribunal de Grandes Jueces de la Orden y representa al poder Judicial del Rito.
32°
Sublime Príncipe del Real Secreto
El Gran Consistorio, es el cuerpo encargado de la moral, el dogma y enseñanza de todos los grados para asegurar la permanencia inalterada y eterna de la enseñanza del Rito. Es el poder Ejecutivo.
33°
Soberano Gran Inspector General de la Orden
Supremo Consejo de la Orden, Es el supremo cuerpo gobernante del rito, y representa el poder Legislativo del mismo, el gran logro honorario.


Rito de York

Grado
Nombre común
Notas
Aprendiz Masón
Compañero Masón
Maestro Masón
Los primeros tres son los de las Logias Simbólicas, de ahí siguen los del Real Arco.
Maestro de la Marca
Maestro Virtual Pasado
este grado no es en todas las áreas.
Muy Excelente Maestro
Maestro Masón del Real Arco
Terminan aquí el capítulo de Masones del Real Arco.
Maestro Real
Empieza el Concilio de Maestros Reales y selectos Crípticos.
Maestro Secreto
10°
Súper Excelente Maestro
Grado Honorario.
11°
Ilustre Orden de la Cruz Roja
Empieza la "Comandancia de Caballeros Templarios".
12°
Orden de Malta y Paso del Mediterráneo
13°
Orden del Temple


Compatibilidad entre los ritos

A los tres grados se le llama Logia Simbólica pues es la que representa a todos los grados y ritos, el Rito Escocés de 33 grados y el de York que posee 13 grados.


Escocés

La Logia Azul (los primeros 3), la Logia de la Perfección del 4 hasta el 14, los Príncipe de Jerusalén 15 y 16 o Concilio, El "Capítulo Rosa Cruz" del 17 al 18, (en algunas Jurisdicciones el Capitulo Rosa Cruz abarca del 15 al 18), del 4to. grado al 18vo. corresponden a la Masoneria Roja; el Condejo Cadosch del 19 al 30,correspondientes a la Masoneria Negra, y Grados administrativos 31 al 33, llamados Masoneria Blanca; En el Supremo Consejo del Grado 33, se dividen en Activos, Supernumerarios y Honorarios; solo son miembros activos los integrantes del "Cuadro" del Supremo Consejo, y el resto forman parte de cuerpos dependientes como la corte de honor.

Del lado Escocés las órdenes separadas son; después de la logia azul empieza:

- la Orden de la Estrella Oriental, una fraternidad Cristiano Masónica, esta comienza después del tercer grado regular Masónico. le sigue

- la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén del Santuario de Jerusalén u Orden del Blanco Sepulcro de Jerusalén, de tendencia Cristiana, pero abierta a cualquier creencia - como cualquier otra fraternidad - su nivel estriba alrededor de los conocimientos de la logia de la perfección.

- Orden de los Amarantes (Amaranth), del mismo nivel de la del Santo Sepulcro, esta es una orden femenina, las primeras dos son de ambos géneros.

- Las Hijas del Nilo, la rama femenina de los Shriners, grados comparativos al Consistorium.

- Damas del Sepulcro Oriental de Norteamérica (Ladies Oriental Shrine of N.A), hijas de la Ladies of Osiris Shriners Damas del Sepulcro de Osiris, para entrar debe ser hija hereditaria de los Shriners o relacionada con algún Masón de los 'grados superiores', grados comparativos a los del "Capítulo (17, 18).

- la Orden del Arcoiris y derivados, rama juvenil para jovencitas de 11 a 21 años, grados comparativos de hasta el 24.

- las Hijas de Job o simplemente Jobs, estas pueden escalar hasta los grados 28, la mayoría de estas órdenes son de Masonería Cristiana, existen muchas más por lo general derivados de estas órdenes.


York

Las derivaciones más importantes que salen de la rama de York, después de la Logia Azul o Logia Simbólica son el Rito York como tal, que consta de 10 grados propiamente dicho, haciendo 13 en total. Los del Real Arco son del 4-7, sigue el Concilio de Maestros Reales y selectos Crípticos hasta el 10, Comandancia de Caballeros Templarios hasta el 13, un grado en el Rito de York equivale comúnmente a tres grados o dos dependiendo con el Rito Escoces.

Después del grado 7 o Arco Real el Masón puede escoger seguir hasta completar los 13 grados, o también unirse a las sociedades en el escalafón de York, estas son la Orden Internacional de la Cruz Roja o la Ilustre Orden de la Cruz Roja de los Caballeros de Malta, una sociedad Cristiana Templaria, equivalente al grado teórico 16 de York, o 26 del Escoces, que empieza desde el 7.

- Orden de los Caballeros de Malta, Orden de origen Católico, Cristiana antigua, este seria equivalente al grado 26 hasta el grado 31 del Rito Escoces.

- Orden de los Caballeros Templarios la Comandancia, esta es equivalente al grado 31 y 32, en estos grados se unen con la escocesa en la ilustre Orden de la Cruz Roja de Constantino, oficialmente llamada La Orden Masónica y Militar de la Cruz Roja de Constantino y las Órdenes del Santo Sepulcro y San Juan el Evangelista.

- La Orden Real de los Jesters u Orden de los Bufones Reales, equivalente al grado 33 honorario.

    después del grado 3 los escindios del Rito de York son:

- The Mystic Order of Veiled Prophets of the Enchanted Realm(M.O.V.P.E.R), también llamo "The Grotto" (la Gruta), estos pueden llegar hasta el grado 7 o Arco Real, equivalente a 14 Escoces, esta es la forma "árabe" del culto.

- la Ancient Egyptian Order of SCIOTS, Antigua Orden Egipcia de los SCIOTS, estos obtienen títulos relativos al mundo Egipcio como el título de Faraón, equivalente al grado 8 o 16 Escoces.

- los Tall Cedars of Lebanon o los Grandes Cedros del Libano, sin grados pero en conocimiento del Arco Real, 14 Escoces.


Ambos ritos

- A.A.O.N.M.S Shrine llamados comúnmente Shriners, el acrónimo es para Antigua Orden Árabe de los Nobles del Sepulcro Místico, Orden filantrópica en forma de hospitales y de ayuda para niños especialmente, equivalencia igual a los demás.

No hay comentarios: