NICARAGUA: SANDINISMO




Primeras décadas del siglo XX

El General Somoza, su esposa Hope y sus hijas Carolina y Carla, son recibidos calurosamente en el Aeropuerto Las Mercedes de Managua.

Durante el principio del siglo XX, el país se caracterizó por la inestabilidad política e intervenciones armadas de Estados Unidos. Además, durante este tiempo, surgen algunas discrepancias con Honduras por problemas territoriales, ya que con ese país no se había definido claramente los derechos sobre la Costa de Mosquitos. El diferendo se solucionó el 24 de marzo de 1928 con la firma del tratado Esguerra-Bárcenas, en el cual, Colombia reconoció la propiedad y soberanía de Nicaragua sobre las islas Mangle y la Costa de Mosquitos desde el cabo Gracias a Dios y ahora hasta el río San Juan (como consecuencia de la segregación de Panamá) y Nicaragua reconoció a su vez la soberanía y propiedad de Colombia sobre Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina y todas las demás islas, islotes y cayos que hacen parte del Archipiélago de San Andrés y Providencia. En 1930 se precisó en el Acta de Canje del Tratado el alcance de su contenido, y se determinó por sugerencia del gobierno nicaragüense un límite marítimo a partir del meridiano 82 de Greenwich sobre la base de que el Archipiélago de San Andrés y Providencia no se extiende al occidente del referido meridiano y, contrario sensu, sí al oriente de dicho meridiano.

El 4 de febrero de 1980, la entonces Junta de reconstrucción de Nicaragua declaró unilateralmente la nulidad del Tratado Esguerra-Bárcenas, demandando ante la CIJ con el resultado de la validación plena del tratado y la reiteración de la soberanía colombiana sobre las islas el 13 de diciembre de 2007. Pero no sobre las 200 millas náuticas de zona económica exclusiva de Nicaragua.

Uno de los personajes importantes de la primera mitad del siglo XX fue Augusto Nicolás Calderón Sandino, mejor conocido como Augusto C. Sandino, general de origen campesino, que cuando liberales y conservadores llegan al pacto del Espino Negro continuó la lucha contra la intervención norteamericana. La última entrevista que diera el General Sandino fue el 3 de febrero de 1933 al periodista de LA PRENSA Adolfo Calero Orozco (1899-1980), un día después de suscribir con el presidente Juan B. Sacasa los “Convenios de Paz”, los cuales implicaron la disolución de su Ejército y, en la práctica, la firma de su sentencia de muerte. La muerte de Augusto C. Sandino se ordenó a las siete de la noche en la oficina del Jefe Director de la Guardia Nacional y se ejecutó aproximadamente a las 23.00 en un predio de barrio Larreynaga, entonces periférico de la Vieja Managua, un 21 de febrero de 1934.

Desde 1936 a 1979, Nicaragua vive una era marcada por la sucesión en el poder de distintos dictadores, pertenecientes a la familia Somoza.

Desde su Independencia, hasta la Revolución de 1979 Nicaragua estuvo muy influenciada por tres poderosas familias: Chamorro, Sacasa y Somoza.

La Revolución y la Guerra Civil

El nuevo auge económico en las décadas del 50 y 60 coexiste con la inestabilidad política. El crecimiento económico de esos años provocó un gran desarrollo de la capital Managua. Sin embargo, el violentísimo terremoto del 23 de diciembre de 1972 provocó la destrucción de la ciudad y la muerte de más de 10,000 personas. Lo que vino después fue la corrupción del gobierno somocista en el manejo de la ayuda internacional.

La dictadura de la familia Somoza, apoyados militarmente por Estados Unidos, gobernaron el país durante varias décadas, hasta el triunfo de la Revolución Popular Sandinista.

Pese a la corta duración que tuvo el conflicto armado, los continuos bombardeos en las ciudades provocaron la muerte de más de 50,000 personas. El pueblo nicaragüense con la vanguardia de 'los Muchachos' del FSLN logra derrocar a Somoza el 19 de julio de 1979. El FSLN, apoyado por México, Cuba y la Unión Soviética (URSS) (destacando los últimos en forma económica y militar), realizó cambios sociales, expropiando propiedades de la clase alta del país en general en una clara visión para instaurar el socialismo.

Sin embargo, la etapa sandinista se tradujo en la continuación del conflicto Este - Oeste entre las dos potencias de la Guerra Fría. Se formaron los contras armados y financiados por el Gobierno de Estados Unidos, incluso tras la victoria electoral del sandinismo en 1984. Muchos nicaragüenses emigraron a Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Costa Rica, Honduras, Canadá, México, países occidentales de Europa y Australia durante la guerra civil; escapando de la persecución política, el servicio militar patriótico y el estado económico del país.


Nicaragua desde 1990

En febrero de 1990 se celebraron elecciones generales bajo la supervisión de varios observadores internacionales. Violeta Barrios de Chamorro, candidata antisandinista de la Unión Nacional Opositora, ganó las elecciones. Violeta Barrios de Chamorro inició un programa de reconstrucción nacional que estableció la reforma monetaria, la reducción del ejército y la desmovilización de la resistencia nicaragüense (llamada contra por el gobierno). Gracias a estas reformas la altísima tasa de inflación disminuyó; el crecimiento económico comenzó a ser positivo, las exportaciones crecieron y el país comenzó a reconstruirse, aunque el desempleo se agudizó por los miles de combatientes que se reintegraron a la vida civil. Se privatizó la Banca, las Minas, el transporte, la salud, la educación. Este modelo de gobierno facilitó un auge de la empresa privada, a costa de la explotación de los obreros y la generación de una gran masa de excluidos que accedían precariamente a la alimentación, vivienda, educación, deportes, salud. En 1996 se celebraron nuevas elecciones en las que ganó Arnoldo Alemán, candidato del Partido Liberal Constitucionalista. Durante los meses de septiembre y octubre de 1998 trascendieron, a través de distintos medios de comunicación y de la oposición, tanto sandinista como liberal disidente, las presuntas prácticas de nepotismo en las altas instancias del Estado por parte de familiares y allegados al presidente de la República.

Todas las acusaciones pasaron a segundo plano cuando a finales de octubre de 1998 se produjo el paso del Huracán Mitch por el territorio nicaragüense. Solo en Nicaragua murieron casi 4,000 personas, 5,000 resultaron desaparecidas y más de un millón de personas resultaron damnificadas. A todo ello se le unieron cuantiosos daños materiales y económicos que devastaron aún más la ya de por si maltratada economía nicaragüense.

Posteriormente al desastre, y en parte a consecuencia del mismo, el país tuvo que hacer frente a una grave crisis política y social en 1999. Esto se produjo por la depuración, iniciada por el gobierno de Alemán, de los sectores vinculados al sandinismo en el Ejército de Nicaragua. A ello se unieron las protestas de estudiantes y trabajadores en demanda de sus reivindicaciones.

En las elecciones legislativas y presidenciales celebradas el 4 de noviembre de 2001, la victoria fue para Enrique Bolaños del Partido Liberal Constitucionalista.

En el año 2006 se celebraron nuevas elecciones, las cuales fueron ganadas por el candidato del Frente Sandinista de Liberación Nacional, Daniel Ortega.

En noviembre de 2008 se celebraron elecciones municipales. Con observación electoral de más de 150 observadores internacionales, entre ellos los representantes del Protocolo de Tikal compuesta de miembros de América Central y América del Sur, el Protocolo Suramericano de Quito, y el consejo latinoamericano de expertos electorales (CCELA), que arrojaron un balance oficial de 105 alcaldías para los sandinistas, frente a sólo 41 para los dos partidos opositores (ALN y PLC).

No hay comentarios: